Google+ Followers

miércoles, 18 de enero de 2017

Por escribir

Hay errores que pesan toda una vida.

Despedidas que se atragantan en el alma y nunca sale la espina que nos clavan.
Pasa el tiempo y duelen como el primer días después del ‘adiós’ definitivo.
Y nos pesan las pestañas de sujetar húmedos recuerdos, de soñar mentiras que no son, ni serán de nuevo, mientras la vida pasa y te preguntas si aquel día perdiste algo mas que una relación.

Tal vez , una parte de ti mismo se quedo allí también y por eso nunca encuentras el camino de regreso a lo que un día fuiste.
Tal vez no luchaste lo suficiente y te quedaste a un ‘no te vayas’ de salvar aquel final.


O no, quien sabe ahora que ya es mañana y todo eso forma parte del ayer.
Es triste pensar en todo lo que pudo haber sido y no fue, lo se.
Pero para mi, es mas triste pensar en lo que puede ser y no lo es .
En lo que pierdas cada mañana que te levantas de la cama con aquel adiós en la cabeza en lugar de mirar enfrente, y tratar de recomponer una a una, todas tus piezas.
Junta todas las que puedas salvar y las rotas deshazte de ellas.

Deja de pensar en pasado y piensa en presente.
Así, llegara un día en que puedas mirar de nuevo al mañana y soñar, al fin, con tantos futuros como te de la gana.

Ahora me toca vivir.

1 comentario: