Google+ Followers

sábado, 28 de enero de 2017

En la misma orilla



Para tener diez años yo ya tenía las cosas demasiado claras, no me andaba con tonterías ,si quería algo no esperaba a que viniera a mi , yo iba a por ello.
Mis amigas decía que estaba loca pero no, incorrecto, yo veía las cosas como el mundo te las hace ver , con dificultad.
Tal vez fuera aburrida mas no me importaba , siempre me criticaban , ya podría haber sacado un diez en cono o en mates, que yo siempre habría hecho algo mal.

La gente no me apoyaba , no me entendían , se burlaban de mi a diario , mis partes favoritas del día eran cuando llegaba del colegio y subía a mi cuarto a seguir rellenando aquellas líneas de las que se componía mi diario.
Me sentía sola, pero nadie podía saberlo , tenia que ser fuerte .
Pasaban los años y yo seguía en las mismas ,acabe acostumbrándome o eso es lo que intentaba. Lloraba en mi almohada , no servía de nada , era la única que sabia lo que me pasaba .

El verano era lo peor , mis amigas iban andado a las piscina , pero yo no, yo subía con mi madre , en nuestro BMW gris plateado.
¿Para que subir andando , pudiendo lucir este coche , del que se podía decir que estaba enamorada?
Mis amigas no se enamoraban de vehículos ,joyas y otros tipos de objetos relucientes ,de chicos , yo no les veía nada de nada , no me importaba sentir o no sentir amor por ellos, al único que yo creía que merecía la pena querer con locura era a mi padre, el viajaba mucho , no lo veía casi pero siempre lo recordaba.

Mi segundo año de insti fue especial, la clase no era tan mala como otros segundos, más de la mitad eran de mi pueblo y los dos o tres que no conocía se veían majos, pero daba igual que no fueran como yo deseaba .
Ahí iba a lo que iba , a estudiar, a ser algo en esta vida, porque las cosas no te las dan servidas , ni mucho menos o luchas por ello o lo siento pero solo no llega a ti .
Yo no quería molestar ni fastidiar a nadie pero si tenia que luchar con uñas y dientes, yo lo hacia .

Ese año todas mis amigas tenían novios , yo no le veía tanta importancia al amor, a ver si que es bueno amar pero cuando es correspondido ,¿para que dar todo por alguien que no da ni un paso por ti?
No estaba dispuesta a sufrir por nadie , no iba a pasarlo mal con tan solo catorce años de edad, que si, que aprendería de los errores, pero ya tendría tiempo más adelante , para darme cuenta de todo lo que habría echo mal .
Carla , mi mejor amiga se ponía como loca buscándome novios , pero yo no quería , por muy guapo que fuera o por muchos músculos fuertes que tuviera su cuerpo , no llegaría a introducirse en mi corazón .

Allí solo estarían las personas imprescindibles en mi vida y no las pasajeras .
 Según ella mi vida seguía siendo tan aburrida como años atrás, no me importaba .
El verano del 99 mis padres decidieron llevarme a mi y a mi abuela a Peñiscola.
Yo cumpliría pronto los quince , mi madre no sabía que regalarme , lo raro era que no supiera lo que regalarme con la tabarra que le había dado todo el año , pidiéndole aquel collar que había visto en un escaparate. Al fin me dió el regalo, abrí una pequeña cajita dorada donde se supone que estaría mi regalo, pero no, podía no llegar a ser creíble pero mi abuela no me había metido el regalo .

Mi madre se enfado mucho, y decidió volver a casa. Mis vacaciones se fueron yendo por momentos y no podía hacer nada .
Después de tanta hora de viaje , llegamos a casa , allí me espera mi regalo.
Me sorprendí mucho , aquel collar no era el del escaparate , pero tenía algo que lo hacia mas valioso, algo que solo sabia por intuición, y por nada mas.
Quedaba muy poco verano, apenas dos días para empezar un nuevo curso, tercero. Esa misma tarde , Carla llamo a mi puerta ,me pregunto que si salía , no pude llegar a responderle yo, mi madre se anticipo , diciendo un tan solo si.
Mientras nos dirigíamos hacia el parque ,Carla me conto que después de tanto tiempo con su novio , no sabia si seguir o no , la relación.


No sabía que decirle porque yo nunca había estado con nadie, ella seguía hablándome , no le hacia mucho caso , miraba a las fachadas de las casas intentando encontrar algo descomunal para averiguar.
La charla de Carla termino cuando nos aproximábamos al parque. Allí había un chico que no me sonaba de nada, igual era nuevo, no se veía feo de lejos pero tampoco me importaba. No lo conocía, ni el a mi, así de simple.
El novio de Carla nos presento a marcos, el chico tan guapo al que no conocía. Me pareció majo , culto y bastante agradable.
Marcos quiso tener una charla conmigo , no le negué nada, así que fui a dar una vuelta con el, estuvimos hablando de que se había mudado desde hace poco pero al no conocer a nadie no salía.
Me parecía demasiado perfecto para ser real, pero yo no le conocía , no me podía fiar ¿y si era un asesino en serie? Por muy bien que me callera , no  me fiaba.
Los días pasaban , Marcos me acompañaba a casa al terminar las clase e intentaba quedar conmigo siempre que podía. No me disgustaba quedar con el, al contrario me sentía más agusto , sobre todo cuando venia por la noche y me deseaba buenas noches .


Habían pasado dos años desde que marcos , llegara al pueblo, ya íbamos a bachillerato , nos había tocado en la misma clase, todo era perfecto .
 Esa misma tarde, al salir del instituto, marcos me acompaño a casa , debíamos ser siempre los últimos en llegar a casa o eso parecía .
Antes de llamar al timbre marcos me pidió una cita , era viernes y los dos teníamos todo el finde libre. Sin pensarlo le acepte aquella cita , todo era genial , increíble.

Al irse , marcos me dio un beso tan dulce en la mejilla, fue tan bonito , note como unas pequeñas cosquillas se metían dentro de mi mandíbula hasta todo mi cuerpo.
Mi madre, me abrió la puerta, subí corriendo a mi cuarto, cogí mi diario y empecé a escribir:
                                               
                                                                      Viernes,22 de septiembre de 2002

   Querido diario:

Pero que día mas increíble. Parece tan real todo esto , que no llego a creérmelo del todo. Cuando estoy con marcos , siento que no necesito a nadie mas en mi vida como si estuviera completa. Llevo tiempo encariñándome con el , me ha pedido una cita , es increíble.
Espero que todo salga bien y que me pida salir.

Nunca supe que me enamoraría de el , por fin se lo que es vivir con un suspiro en el pecho con cosquillas, por dentro y por fin entiendo lo que es sentirse así .
Le quiero mucho , daría todo lo que fuera con el, mes escaparía sin pensármelo .
Haría todo con tal de vivir eternamente junto a el , con sus defectos y ventajas .Daria todo lo que fuera, por saber que es mío, solo mío, y de nadie más.
Esta noche será nuestra primera cita , llevare el vestido rojo de palabra de honor. Ese vestido me enloquece espero que también le enloquezca a él . 
                                                   
Mañana te cuento mas .


Eran las ocho, que daban cinco minutos para que llegara, estaba entusiasmada, mi madre terminaba de darme retoques , mi abuela me explicaba como conseguirle y mi padre hacía la cena .

De repente la puerta zona , mi madre abrió, estaba guapísimo , su traje le realzaba mucho , estaba guapísimo.
Quedaba aun mucho para cenar , así que el me llevo a dar una vuelta , estuvimos hablando mucho tiempo , hasta que se me acercó lentamente y me susurro en el oído que me quería, sentí como unas cosquillas subían desde mi pecho hasta la nuca, parecía un escalofrío pero no se trataba de eso .
Podía ser que me estaba enamorando locamente de él , era lo único que me podía pasar en esta situación.
Poco mas tarde su cuerpo se pego con el mío , su mano rozo la mía y sus labios se iban pegando lentamente en los míos , parecía una película , pero no todo era realidad , solo estábamos el y yo , nadie mas.


Mi mano se dirigió rápidamente en su cuello y la suya a mi cintura parecíamos pareja , la gente que pasaba nos miraba detalladamente , igual pensaban que era tan bonito o que simplemente les dábamos asco.
Después de aquella gloriosa  vuelta , fuimos ha cenar y al terminar , marcos me llevo a casa , me dio un beso y me dijo que me quería .Al terminar el beso note un impulso en la boquilla del estomago , debían ser aquellas mariposas de las que la gente tanto habla , poco se parecía a mariposas pero era algo bonito que me estaba surgiendo .


A la mañana siguiente fui a buscar a marcos a su casa , fue raro no oír ningún ruido , nadie me abrió la puerta, me asuste y me eche a correr hacia casa, en la puerta  estaba mi padre .Al momento de saludarle , me cogió del brazo y me llevo para adentro , mi salón estaba lleno de cajas , no sabia que estaba  pasando todo esto era muy raro.
Pocas horas mas tarde el camión de mudanzas llego y fue cargando todas las cajas y muebles de la casa , al terminar mi padre llevo a la puerta el  coche , todos nos metimos dentro .A saber porque nos íbamos a trasladar , algún trabajo de mi padre o algo parecido, lo peor de mudarme era que todos mis amigos estaban allí y sobre todo mi nuevo novio, marcos.
Mi padre no me dejo ni despedirme de el , nunca puede darle un beso de hasta siempre , ni siquiera pude verle ni un segundo , todo era demasiado injusto.
Nadie me entendía , me había enamorado locamente de el ,quería poder llegar a vivir con el , quería haberme casado con el , quería formar una familia  con marcos , pero todo esto eran solo sueños que navegaban solo en mi imaginación  y solo en  mi  imaginación .


Habían pasado unos pocos meses después de mudarme de mi querido pueblo, había echo nuevas amigas , y por marcos ya no sentía casi nada.
Los años pasaban y marcos se iba borrando de mi mente, mi querido pueblo solo se encontraba en mis recuerdos, todo era pasado y como mi abuela decía , agua pasada no mueve molinos .
La ciudad donde Vivian era genial , cerca de parís y con un montón de tiendas de ropa, era fabuloso , mis nuevas amigas y yo solíamos recorrernos todas aquellas tiendas todas las tardes .
Mi padre había sido ascendido , mi madre estaba feliz y mi abuela parecía mas joven , esa ciudad nos había cambiado para bien .

Al cumplir los veintidós mi madre y mi padre me regalaron un viaje ha parís con todo pagado , tenia que ir sola ya que mi relación pasada se había acabado desde hace pocos meses. Mis padres me llevaron al hotel y se fueron alejando en aquel taxi blanco , cada vez les echaba mas de menos y tan solo había pasado poco tiempo desde que había llegado.
Para intentar perder el tiempo me dirigí a la catedral , a hacerme unas cuantas fotos para pasárselas a mis amigas , pero cuando tan solo estaba subiendo las escaleras me tropecé con un pie de un señor de gabardina negra.
Cuando se giro , su cara me parecía , era marcos , que casualidad mas grande .

Se levanto y me dio dos besos, uno en cada mejilla, me dijo que si me apetecía dar una vuelta con el por la ciudad , por supuesto que no le negué nada , a si que me fui con el .
Durante todo el recorrido empezó a dolerme mucho la tripa, empezaron a venirme todos los recuerdos  con el , hasta la única cita que tuvimos.

¿Me estaba volviendo loca o volvía sentir lo mismo por él?
Cada vez el sentimiento era mas grande , ya no podía mas tenia que besarle. Y así fue , le agarre fuertemente del cuello y le bese lo mas profundo que pude , marcos se echo hacia atrás , pensé que no le había gustado el beso , pero se volvió acercar a mi y me dio otro , mantuvimos una pequeña charla después de todos aquellos besos.
-Después de tanto tiempo te sigo queriendo.
- Yo también marcos , no puedo negarlo, después de tanto tiempo pasado seguimos en las mismas

-Seguimos en la misma orilla

2 comentarios:

  1. No se si decir que me suena a alguien.. o que simplemente te lo has inventado con tu gran imaginación y por supuesto, me encanta!!!

    ResponderEliminar